diumenge, 24 de març de 2013

Peor Imposible !!!

Si la pueden liar más, la liarán. Esa es la conclusión clara y evidente que se puede extraer de los acontecimientos de esta semana en Chipre. Estamos hablando, naturalmente, de los líderes europeos encargados de gestionar la crisis de deuda de la zona euro. Aunque todavía no queda claro si el rompecabezas que está en marcha llegará a buen puerto(esperemos que sí), hay dos consecuencias más allá de las circunstancias inmediatas que vale la pena destacar.

La primera es que, lejos de estar apagándose las brasas de la crisis, siguen todavía encendidas, por lo con ayuda del detonante necesario un fuego en toda regla podría reavivarse en cualquier momento. Es más, con su incompetencia en el momento de encontrar una solución a medida al problema de una pequeña isla, los líderes europeos han implantado una duda importante en la cabeza de observadores de todo el mundo sobre sus capacidades y su preparación para gestionar una crisis de semejante tamaño. Dicho de otra forma, la sensación entre analistas y formadores de opinión a escala global, de que todo esto que estamos viviendo un día u otro acabará mal, de repente se ha vuelto mayoritaria.

Naturalmente, no había una solución fácil: el país era insolvente y no simplemente por falta de liquidez. Como el problema de raíz del sistema bancario era la sobredimensión de sus depósitos, parecía lógico que se tenía que empezar por ahí, ya que la otra alternativa era aceptar que la falta de supervisión de los bancos chipriotas era una omisión de todos, incluyendo del BCE, y asumir la deuda a nivel europeo era impensable, sobre todo para los alemanes.

Pero es precisamente en este punto en el que inversores de todo el mundo se están fijando: si no se atreven a dar este paso en un caso tan pequeño, cómo van a hacerlo en circunstancias más importantes? ¿Y la segunda consecuencia? ¿Qué respuesta recibirá Mariano Rajoy por parte de sus ciudadanos en caso de que algún día tenga que ir a pedir un rescate? ¿Quién va a creer a quién? El daño a la credibilidad y a la confianza ha sido enorme. Que disfruten todos de unas fiestas de pascua serenas y tranquilas. L'article que va publicar La Vanguardia el diumenge 24 de mars de 2013 en el suplement Dinero